Cultura

Bersolarismo 

Tradiciones:

Pero, aparte del trabajo, en Muxika siempre ha habido, hay y habrá tiempo para la cultura, el deporte, el tiempo libre y las costumbres. Patxiko Bilbao, vecino de Ariatza, se ha prodigado en todas estas facetas. Comenzó a trabajar desde muy pequeño haciendo cestos y su maestro era su padre: Aittitte Bixente. "Mi padre era muy cantarín. Mientras estábamos trabajando cantaba una canción y luego otra y otra... no se le acababa el repertorio", recuerda. "Eran canciones antiguas. Las aprendía de libros que escribían los bertsolaris".

Además, en aquella época había grandes bertsolaris en Muxika, y sobre todo en Ariatza. Puestos a nombrar algunos Patxiko recuerda a uno que conoció desde que era un chaval. "...Jon Enbeita sí que era un bertsolari elegante. Era un artista, desde muy pequeño... y tenía una voz muy bonita".

Con los años ese niño se hizo un bertsolari de gran nivel.

El mismo nos cuenta la tradición bertsolari de Muxika:

Al analizar el bertsolarismo en Muxika es inevitable la referencia de los Enbeita. Comenzando por "Txotxo-Jeuri" (1822), puesto que no conocemos referencias anteriores, en ninguna generación de los Enbeita ha faltado algún bertsolari; y en algunas generaciones más de uno. Los más conocidos han sido "Urretxindorra", su padre "Txotxo-Jeuri", su hermano Imanol y su hijo Balendin. Pero en el pueblo que hoy conocemos como Muxika ya hubo y sigue habiendo otros bertsolaris. Lo que ocurre es que, al destacar los miembros de esta familia, tanto a nivel local como de Euskal Herria, sus nombres han tenido mayor proyección.